Boletín Informativo, de expresión libre y creativa para padres, niños, familiares y amigos.
Hermosillo, Sonora, México.

Inicio
Quiénes Somos
Ganadora del Premio Estatal (Sonora)
de Investigación en Salud
Certificación del Programa de Investigación Posdoctoral en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 2015.
Humanidades y Medicina
Serie de Boletines
Talleres para Padres
Talleres para niños
Taller de expresión creativa
Para niños y niñas Junio-Julio de 2011
Taller de expresión creativa
Agosto-Septiembre 2011
Taller de expresión creativa
Noviembre-Diciembre 2011
Taller de expresión creativa
Febrero-Marzo 2012
Taller de expresión creativa
Abril-Mayo 2012
Taller de expresión creativa
Septiembre-Octubre 2012
Taller de expresión creativa
Noviembre-Diciembre 2012
Taller de expresión creativa
Marzo-Abril 2013
Taller de expresión creativa
Junio-Julio 2013
Taller de expresión creativa
Septiembre-Octubre 2013
Taller de expresión creativa
Octubre - Noviembre 2013
Taller de expresión creativa
para niños y niñas Junio - Julio 2014
Comentarios de las y los niños
Septiembre 2014
Taller de expresión creativa
Julio-Agosto 2015
Taller de expresión creativa
Junio-Julio 2016
Taller de expresión creativa
Enero-Febrero 2018
Testimonios
Talleres para estudiantes de medicina
Comentarios Recibidos
Artículos Especiales
Envíanos tus Comentarios



Testimonios Recibidos

Reflexiones sobre la importancia del arte y la expresión creativa en nuestro contexto.

Actualmente, vivimos en el anhelado siglo veintiuno, ese en el que esperábamos que la democracia, la ciencia y la tecnología nos traerían la felicidad e igualdad de oportunidades para todos. Y sin embargo, nos damos cuenta que esto está muy lejos de ser una realidad. La democracia es un autoritarismo disfrazado de populismo, y la ciencia aplicada y la tecnología no alcanzan a todas las sociedades y en las que sí llega, está lejos de producir cambios en la vida de todas las personas. Nos hemos convertido en autómatas dirigidos por intereses de mercado. Nuestra libertad se ha centrado sólo en elegir entre las diferentes marcas de los productos que queremos consumir, y esto, en el caso de las y los afortunados que pueden hacerlo.

Las artes y las actividades creativas, por su parte, han pasado a ser asignaturas prescindibles en las instituciones educativas y en los programas gubernamentales (ello en los países desarrollados); ya que en los nuestros, una gran cantidad de escuelas públicas carece hasta de lo más elemental. Debido tanto a la falta de educación y de interés de una sociedad que considera a dichas materias superfluas, como por los recursos cada vez más reducidos que se le dedican al desarrollo del hombre; se va mermando lo que deberían ser actividades fundamentales para el individuo y la sociedad. No obstante, es una necesidad básica del hombre poder expresarse a través de las diferentes expresiones artísticas, y de esto dan cuenta las sociedades antiguas con sus pinturas rupestres y sus rudimentarios instrumentos artísticos. Si no nos expresamos a través del arte, si no cantamos o bailamos, si no contamos historias sobre nuestros orígenes o nuestras batallas, el hombre se convierte en un ser que pierde su humanidad, a lo mucho, en un ser robotizado.

Y en este viaje que llamamos vida, vamos transmitiendo nuestra carga genética y nuestros saberes… pero al mismo tiempo, existen aquéllos los que con su talento y destreza nos heredan obras de exquisita belleza, que se adentran en las profundidades del ser y nos ofrecen como espejos para vernos a nosotros mismos. Son los maestros, los que habiendo recorrido un camino de aprendizajes nos invitan a que los sigamos, educan nuestros sentidos a la apreciación y creación de la belleza, a contarle al mundo quienes somos, que nos duele, en que creemos, que nos hace soñar. Y este arte y sus maestros no sólo están en los grandes museos. Los podemos encontrar en cualquier lugar donde exista la verdadera intención de darle cauce a nuestro deseo de trascender nuestra experiencia vital.

En nuestra sociedad, donde los recursos económicos son tan limitados para la mayoría, tenemos que hacer uso de nuestra imaginación para lograr hacer mucho con poco: Un garrafón se convierte en tambor, una pared en un lienzo, el material reciclado se convierte en una escultura o un collage; lápiz y papel, en cuentos y novelas, etc. En fin, el hombre se ha caracterizado por manifestarse artísticamente de mil maneras posibles y muchas veces con los pocos recursos que tiene a la mano. Es por ello, que en nuestro contexto, es tan importante la persona que guía, que estimula a que hagamos con nuestros escasos recursos y talentos, la mejor versión posible de nosotros mismos.

En conclusión, es indispensable dado el contexto en el que vivimos: desigualdad, pobreza (tanto material como moral), que creamos espacios para desarrollar actividades lúdicas, creativas, artísticas; no sólo para niños y niñas; además para jóvenes y adultos. Pero es importante que en este tipo de espacios exista un instructor, guía, que no sólo acompañe psicológica, emocional, física y/o espiritual a la o el participante; sino que además guíe el proceso de aprendizaje y que sea una labor duradera a través del tiempo.

Necesitamos que más personas se unan a esta causa, que la apoyen y defiendan: que no sólo nos beneficiará en lo personal, a nosotros mismos; sino además, y de manera primordial en fomentar la salud y bienestar de nuestras deterioradas comunidades.

-Mariana

Mi testimonio sobre los talleres de arte para adultos

Cosas nuevas que aprendí en el taller

En el taller de Arte he aprendido a utilizar materiales como pinceles de diferentes tipos y grosor; pinturas de acuarela, tanto de paleta como de lápiz, acrílicos, lápices de dibujo; así como a diferenciarlos por su color y dureza. A utilizar el círculo cromático y conocer cómo se clasifican los colores, así como a combinarlos mejor o hacer combinaciones de éstos para lograr el color deseado. También aprendí a utilizar otros materiales para hacer mis composiciones: como letras en sellos o de madera, lápices de cera, plantillas y calcomanías. A utilizar diferentes esprays o pegamentos para darle terminado y protección a mis trabajos. El cuidado de los materiales, y la limpieza con que se debe trabajar. Por último, también aprendí sobre diferentes tipos de papel: según sean especiales para trabajar con pinturas de óleo, acuarela o lápiz.

Habilidades que desarrollé

Desarrollé más conciencia del color, tanto en el arte, como en mi vida diaria. Disfrutar más de los colores y sus combinaciones; a comprender que el color no sólo se ve, sino que se puede sentir, oler y escuchar. Que por medio de ellos expresamos nuestras emociones. Que las personas comunes también podemos hacer arte, contar una historia por medio de nuestras obras y que las podemos llenar de significado. Que podemos iniciar nuestra composición con un tema que nos cause alguna emoción negativa, y al ponerle color y belleza, y analizarla y discutirla, la transformamos y la convertimos en crecimiento personal. Que mediante el análisis y las preguntas que hace la maestra, podemos hacer una lectura más amplia de nuestros temas, no sólo uno “romántico” sino el psicológico y social. Que en general, en este mundo debemos estar más atentos a la realidad, la que entra por la vista; pero también, la que afecta nuestra conciencia.

Áreas de mi vida en las que el arte es de gran utilidad

Creo que este taller me ha servido en primer lugar, para aprender que yo puedo crear algo bello, y que esto me da satisfacción. Que el arte junto con un análisis crítico te hace madurar, tengas la edad que sea. Que es una actividad o entretenimiento que te enriquece, no te embrutece. Que me proporciona tranquilidad, como si estuviera realizando una larga meditación y esto es bueno para mi salud porque calmar el estrés del día a día es bueno para mi cuerpo y para mi mente.

Importancia de este tipo de actividades para las personas adultas

Realizar actividades que te alimenten emocional y espiritualmente es una necesidad básica del ser humano. En una ciudad como ésta, que las actividades lúdicas son tan limitadas; muchas de ellas pasivas como la televisión, los casinos o las reuniones sociales intrascendentes, tener una opción que te permita aprender, expresarte y crecer, es un verdadero regalo para el alma. Para las personas que no tenemos muchos recursos, podemos ir comprando los materiales poco a poco, rescatar algunos de nuestras casas, y sobre todo, utilizar el ingenio y la imaginación para crear. Creo que ese es el punto esencial, el darte cuenta que en todos existe la posibilidad creativa, y que con una buena guía, podemos crear obras en las cuales volcar nuestros pensamientos y emociones.

Un espacio para desarrollar y nutrir nuestra creatividad

Cuando yo estudié secundaria, hace ya muchos años, la educación artística se limitaba a danza y tejido. Creo que la danza es una actividad extraordinaria de expresión artística, pero yo no soy bailarina profesional… y el tejido, aunque se pueden crear cosas hermosas, es más limitado. Además, siempre fue una actividad complementaria, nunca se nos enseñó que podría ser algo importante en nuestro desarrollo personal y en nuestra vida.
En años más recientes, la pintura era la actividad elegida en la escuela de mis hijas. Sin embargo, sólo se trató de hacer “un cuadro bonito” para presentarse en una exposición para los padres de familia.
Talleres de Arte como el de la maestra Ana Silvia, hacen la diferencia. Porque aquí aprendemos, crecemos, disfrutamos y nos relajamos. Y además nos llevamos la motivación de hacer arte para el resto de nuestras vidas. ¡Muchas gracias, maestra Ana Silvia!

-Mariana

Mi testimonio sobre la importancia de crear espacios de expresión creativa y crítica para las y los niños

Cuando mis dos hijas eran pequeñas; hace aproximadamente veinte años, teníamos la costumbre de que llegada la hora de dormir, después de la cena y el baño, nos sentábamos en una de sus camas a leer un cuento. Por lo general, eran historias con muchas ilustraciones, en las que yo leía y ellas escuchaban, mientras veían atentamente las imágenes del libro en turno.  Era divertido escuchar nuevas historias, observar las imágenes coloridas y pasar un rato juntas antes de dormir.

Ahora, con la maestra Ana Silvia, he descubierto que existe una nueva literatura infantil. Libros que además de historias y simples imágenes, encierran  distintas técnicas artísticas en sus ilustraciones. Desde sus portadas, uno tiene que ir descubriendo mensajes que el escritor y al mismo tiempo el editor nos quieren dar. Al mismo tiempo, nos van dirigiendo en cómo se debe leer el libro, si con una mirada a distancia observando el conjunto, o con una minuciosa observando el detalle. Cada imagen encierra una sorpresa al utilizar distintas técnicas, figuras, colores y símbolos. No es una literatura que yo llamaría plana, sino que hay que ir descubriendo, con la guía del escritor, toda la riqueza que encierran sus páginas.

A mí, que tanto disfrutaba de leerles a mis hijas, me imagino ahora a la nueva generación, a mis futuros nietos, haciendo el mismo ejercicio de  lectura, pero haciendo más preguntas, observando cada detalle, preguntándose por símbolos y significados. Disfrutando del placer de la lectura y del aprendizaje, pero al mismo tiempo, abriendo su mente a todas las posibilidades plasmadas, y por supuesto a las distintas formas estéticas. Y entonces creo que también cambiaría el modo de ver su mundo, con una visión más inquisitiva de las cosas, de lo que hay detrás de cada página, de cada instrucción dada.

Quizá podamos crear con esto la contraparte a la pasividad de las nuevas tecnologías. Los juegos de videos, las ipad, las computadoras, que sin restarles merito, no invitan al niño a preguntarse, a buscar tesoros escondidos, a admirarse con la belleza.

Está en nosotros: padres, maestros, abuelos, darles más herramientas a nuestros niños, que les ayuden a formar en ellos habilidades que por medio de actividades lúdicas, les enseñemos a mirar un mundo en el que hay que buscar, preguntarse, mirar desde distintos ángulos, admirarse; porque la realidad es tan compleja que no basta con saber manejar una máquina, hay que saber observar.

-Mariana

Mi testimonio sobre los talleres de expresión creativa

Hola, soy mamá de tres hermosos niños (dos niños y una niña), los cuales empezaron a ir a los talleres de expresión creativa desde el 2013 los tres juntos, ya que el mayor de los tres lo hace tiempo atrás de manera individual. Desde el primer taller que tomaron yo he visto que la relación como hermanos ha mejorado considerablemente, los ha ayudado a convivir más y a respetar las opiniones de cada uno y de los demás; además de que ¡les encanta asistir a los mismos!.

Conforme avanzan veo que se desenvuelven más al momento de expresarse, cada uno a su manera:

Alex quien es el mayor, siempre le cuesta más trabajo confiar y platicar con personas nuevas, sin embargo; desde el primer momento en el taller existió la confianza para que él pudiera trabajar y desarrollar su lado creativo; el cual le ayudó mucho en la escuela, sobre todo ahora que entró a la etapa de la adolescencia. Es una persona muy tranquila y su clase favorita en la escuela fue el arte, de la que tomó mucho de lo aprendido con la Dra. Ana Silvia para expresarlo en su clase, de la cual siempre salió excelente, y como anécdota especial les comento que yo veía sus calificaciones (regulares) y en esa clase siempre obtuvo 10; y en una ocasión platicando al final de una junta escolar, ya sabe de cómo van nuestros hijos, me preguntó cómo le había ido a Alex en esa materia y yo dije excelente se sacó 10, y me sorprendió bastante el saber que estaban impresionados porque el maestro era muy exigente y que muy rara vez se sacaban 10, ya que aparte de técnicas de dibujo, calificaba expresión y la historia del arte, les aplicaban examen teórico y práctico; y durante todo el ciclo escolar mantuvo esa calificación. Al igual que en otras materias, cuando pedían por ejemplo, biografía de su personaje favorito, siempre elegía algún pintor de los que conocía por medio del taller (de la Dra. Ana Silvia) y presentaba los trabajos ahí realizados para expresar su admiración por el personaje.

Carla, a ella siempre le gusta participar en todo, aunque un cierto tímida al principio, y los talleres le han ayudado a dejar sus temores atrás al expresar lo que siente y a participar más en cualquier actividad que le guste, ya que siempre le ha gustado el baile ahora lo hace sin temor a poder equivocarse; también tomó el gusto por otras actividades de participación extra, por ejemplo: participó en el concurso de declamación de su escuela, obteniendo el segundo lugar de los terceros grados y lo hizo porque ella quiso, ya que ninguna de sus amigas entro en él, también participó en un concurso en su salón (clase de science) donde el premio al ganador era participar en una exposición de proyectos y dar la explicación del mismo a las personas que fueran a verlo, el cual ganó y participó en dicha exposición. Estas actividades las ha logrado realizar por la confianza que ha ido adquiriendo en los talleres de expresión creativa (de la Dra. Ana Silvia).

Iván, siempre había sido muy tímido en la participación frente a grupos, y a él le han ayudado los talleres a expresar lo que siente y a participar más en su salón de clases, no tiene temor en decir lo que realmente siente, es muy sensible y cariñoso con todos. Aunque es chico aún, sé que le ayudará en todo lo que le falta por recorrer.

Esperando que participen en algún otro taller para que les ayude y motive más en seguir buscando sus sueños…
¡Muchas Gracias!

Alejandra, la mamá de estos hermosos niños.

Mi testimonio sobre el taller creativo

Mi nombre es Mayra, y estoy muy contenta con los resultados observados en el taller creativo que tomó mi hijo Fer (Fernando). Me he percatado que en los diversos días que ha asistido, ha aprendido diferentes técnicas de dibujo artístico; y a su vez su seguridad ha aumentado, al darse cuenta que es capaz de dibujar y trazar objetos y figuras de diferentes dimensiones, realizar réplicas de objetos que nunca antes había imaginado hacer.

Inclusive, yo estoy sorprendida por los trazos realizados, he visto que ha mejorado la habilidad para sostener el lápiz. Además, el aprender a mantenerse concentrado realizando una misma actividad sin necesidad de tener que estar medicado. Mi hijo presenta dificultad para concentrarse, y en períodos largos de más de una hora realizando una misma actividad suele aburrirse, enfadarse y desanimarse por lo que se medica cuando asiste a la escuela y en vacaciones no se le ministra ningún medicamento. Al asistir al taller creativo temía que se desanimara y que ya no quisiera asistir, pero mi sorpresa fue todo lo contrario. Mi hijo quedó encantado y está entusiasmado esperando las próximas vacaciones (somos de fuera de Hermosillo), para asistir nuevamente al taller creativo.

Al finalizar, los resultados fueron maravillosos; el niño está encantado con la técnica del pastel y las obras de arte que puede realizar con diferentes tonalidades, texturas y efectos.

Recomiendo ampliamente el taller; lo mejor que podemos recibir a cambio es ver a nuestros hijos felices, con una mejor autoestima. Y un conocimiento sobre la cultura de la pintura y el arte. De igual manera, otra forma de comunicarse a través de sus creaciones, y fomentar un hábito con muchos beneficios para su desarrollo y un crecimiento saludable.

 

Lo que aprendí en el taller

Lo que aprendí en el taller fue a usar los lápices de grafito como 2B, 4B, 6B y 8B; también aprendí a usar los lápices de carbón como el suave, duro o medio. A usar las barras de carbón, y también la tinta india junto a las plumas de pájaro y la pluma de bambú y aluminio. También aprendí a usar los pasteles como suave y duro. Y a usar los pasteles de aceite; los acuarelables se pueden difuminar y los normales no. También dibujé unos bollitos y una caja de pastel con frutas; y también vi como funcionaban y utilicé los pasteles de aceite. También aprendí a dibujar las líneas de contorno y las sombras, y hacer dibujos de observación; e hice muchas actividades con mis manos y me divertí mucho en el taller. (Fer)

 

La importancia de los talleres de expresión creativa

Para Ana Luisa era muy importante aprender a expresarse de otra manera, su vida ha estado plagada de asesorías de contenido académico, en su mayoría lecto-escritura; por lo que su frustración en actividades extracurriculares es grande. Así, que conocer que hay maneras de expresar los sentimientos la ayudó a entender que no todo el conocimiento es malo.

El arte o la creatividad, le sirve como herramienta. Y se le sembró la semilla para buscar otras formas de expresión fuera de su tablet, etc.

Conocer técnicas, materiales y pintores la ayuda a entender el “cómo” y “con qué” se hacen las cosas; y en un futuro llegar al “para qué”.

¡Muchas Gracias!

-Clara mamá de Ana Luisa.

 

La importancia de los talleres de expresión creativa

En los aspectos de convivencia entre hermanos, papás y personas que los rodean; ya que les ayudó a expresarse mejor en los puntos de ver, hacer y escuchar.

En su imaginación que en muchos sentidos es parte importante en su vida diaria; ya que esto va de la mano en la manera en que comparten con los demás su forma de pensar, perdiendo el miedo a lo que puedan decir de lo que ellos realizan. Se relajaron y compartieron su creatividad.

¡Excelente Taller!

-Martha mamá de Carlos.

 

A David, le ha servido mucho este taller, porque ha reafirmado su confianza en él mismo; y de pensar que no podía hacer ciertas cosas, él mismo ha comprobado que sí es capaz de crear muchas cosas. Le ha servido mucho en la escuela ya que yo lo siento más desenvuelto: le gusta exponer y mostrar lo que es capaz de hacer. Yo como mamá estoy muy orgullosa que él haya aprendido a quitarse sus miedos y darse cuenta por él mismo que sí es capaz de crear y sentirse orgulloso de lo que es capaz de hacer. Y cada vez que alguien le dice: "¡Que bonito!" y "¡Que bien hace sus creaciones!" él reafirma más su confianza en sí mismo, y en lo que es capaz de hacer. De antemano ¡¡Muchas Gracias!!

Martha, Mamá de David.

 

Estimados Drs. Figueroa-Duarte y Campbell A.

En estas líneas les expreso mi más sincero agradecimiento por apoyar a David. Ahora que fue al curso-taller que se le dio en estos días, se ha notado en él diferentes actitudes que son favorables para él, su ambiente familiar. También, le ha ayudado a ser más creativo en todo lo que tiene que hacer y todo lo que lo rodea. Y en la escuela ha podido desarrollar su habilidad de expresión; su seguridad ha aumentado en todo lo que se propone. Estamos todos muy agradecidos por todo lo que han hecho por él, por tanto apoyo que le brindaron, en su crecimiento de su persona.

De antemano les doy las gracias.

Elsa, abuelita de David.

 

Yo aprendí: cómo hacer pinturas como Picasso (el autorretrato); sobre el círculo cromático; las técnicas para pintar con frutas, vegetales; con gises, y hacer pinturas. También, escuché un cuento, y otro cuento que hice yo con imágenes. ¡Sentí mucho entusiasmo y emoción de volver de nuevo al taller!. Lo que más me gustó fueron los materiales: Gel, acrílicos, la tinta; frutas, verduras; cosas reciclables; el círculo cromático, gises, rodillo, cartón, papeles, colores, pasteles, etc…

Yo les recomendaría a otros niños el taller porque es genial, porque haces muchas cosas y te diviertes mucho. Porque aprendes muchas cosas y abres tu creatividad y te expresas tú mismo.

David

 

El valor de los talleres en Alex*

Hola, comienzo diciendo que son muy pocas las actividades que le entusiasman a Alex y desde que ha asistido a los talleres que imparte le he notado un gran interés en todas las actividades que han realizado. Espera el día indicado de cada semana impaciente.

Desde que comenzó a asistir al taller se han visto grandes cambios en su comportamiento: Antes, cada día que asistía a la escuela iba con una tristeza reflejada en sus ojos y en ocasiones lloraba porque no quería quedarse, desde el primer día de este ciclo escolar él solo entró con entusiasmo, pero como todo: hay días buenos y días malos; sin embargo, los buenos son más.

Se ha motivado bastante en la manera de expresarse, tanto con sus amigos, escuela, sus hermanos y con nosotros sus papás. Despertó un interés en las cosas que anteriormente no tenía. Especialmente, y tal vez porque lo vivo en particular, en la manera de expresar lo que siente, le pasa, ya no tiene miedo en hacerlo. Ahora con preguntarle ¿cómo te fue el día de hoy?, me cuenta un sinfín de acontecimientos, lo bueno y lo malo. Anteriormente, tenía que ir formulando preguntas para tratar de adivinar como le había ido, como se sentía, qué quería hacer.

A veces cuando está con la pila baja, o no quiere trabajar, le recuerdo sobre las actividades que le gustan (es decir: asistir al taller y a sus clases de apoyo, que es otro interés que tiene, aunque es académico fue Alex el que me pidió que lo llevara, ya que después de las vacaciones de verano no había vuelto), para que sea el motivo que lo impulse a realizarlas o animarse.

El último día de este taller, quedé bastante sorprendida de lo participativo que estuvo, pero sobre todo que al llegar a la casa le contó todo a su papá y le regaló, sin que él se lo pidiera, el último trabajo que realizó para que se lo llevara a su trabajo, si no mal recuerdo para que me diera uno a mí pasaron algunos talleres y yo se lo tuve que pedir, lo que me confirma que poco a poco ha adquirido una confianza en todo lo que realiza.

Lee en voz alta, mejoró su escritura y le pone bastantes ganas a la escuela. Yo siempre le he dicho, no quiero un niño de 10 de calificación, quiero un niño que sea feliz con lo que hace, poniéndole todas las ganas y dando su mejor esfuerzo: eso es un niño de 10, un niño que quiera a los demás, pero sobre todo que se quiera muchísimo él mismo.

Ya realiza exposiciones frente a sus compañeros, baila en público, ya no me dice que no cante cuando voy en el carro, hasta lo hace conmigo, cosas que jamás hubiera hecho sin la confianza y autoestima que ha adquirido asistiendo a sus talleres.

¡Muchas Gracias!, sinceramente Alejandra, orgullosa mamá de Alex.

 

Platicando con David, él me comenta, y yo al verlo en su comportamiento me di cuenta que le sirvió muchísimo el taller; ya que se ve más interesado en lo que son las artes, es un poco más observador en los detalles.

Con lo que realizó en el taller todos estábamos sorprendidos al ver lo que hizo y lo felicitamos. Todo le sirvió para darse cuenta que él es capaz de hacer cosas muy grandes y complicadas. Y de pensar él de que no sabía dibujar, hoy se siente con la capacidad y la seguridad de hacer lo que se proponga y sentirse orgulloso de sí mismo. Sus abuelos están muy contentos con todo lo que aprendió y le echan muchas porras en todo lo que hace.

¡Muchas gracias! Martha, mamá de David.


_______________________

*Estamos utilizando seudónimos como una manera de respetar la privacidad de las personas que gentilmente nos brindan sus comentarios; sólo con la finalidad de compartir sus experiencias con otros padres.


anasilvia@figueroa.uson.mx
(01- 662): 2-13-55-10
Manuel González y Jalisco # 9 C.P. 83000 Col. Centro

campbell@rtn.uson.mx