ContactandoContactando

Pintura y Narrativa
Ana Silvia Figueroa-Duarte.
  1. Definición y antecedentes históricos
  2. Las pinturas narrativas
  3. Nuestro proyecto
  4. Referencias bibliográficas

 

1. Definición y antecedentes históricos

         En pintura se denomina pintura narrativa a aquella cuyo tema,­­ ­generalmente de factura realista o en todo caso figurativa, cuenta o narra algo, o bien describe un hecho con más o menos detalle 1. Así mismo, los términos de narrativa en pintura, pintura narrativa o ilustración narrativa hacen referencia a una historia contada a través de diversos significados pictóricos 2.

         En el arte pictórico el término ilustración narrativa se emplea libremente a una serie de trabajos muy variada. Aunque parece existir un consenso implícito de que la designación es aplicada a pinturas que ilustran una historia, los límites de su territorio aún no están claramente definidos. Así, se cuestiona si sólo debería emplearse dicho término a una determinada imagen que tiene una base textual de alguna clase, incluso si se trata de un poema lírico o si es apropiado extender la designación a escenas genéricas tales como representaciones de la vida y entretenimientos o incluso pasajes de paisajes. 3

         Generalmente las narrativas implican una secuencia continua de eventos donde el tiempo pasa y los cambios ocurren. En la cultura de Occidente de aproximadamente 1500 en adelante, las historias pintadas ­­–las cuales mostraban representaciones tales como eventos de la Biblia, de la mitología clásica, de la literatura, o eventos históricos–, fueron la categoría más significativa e importante de la pintura durante bien entrado el siglo XIX. Antes de esta época, alrededor del siglo XVII, la pintura de género mostró escenas y narrativas de vida cotidiana. En la edad Victoriana la pintura narrativa de dichos temas fue enormemente popular y a menudo es considerada como una categoría en sí misma y es designada como “Pintura Narrativa Victoriana”.

         Posteriormente, en el arte moderno, las ideas formalistas tuvieron como resultado una desaprobación de la narrativa; sin embargo, son de lo más común referencias clave a cuestiones políticas o sociales, o eventos en la vida del artista. Tales trabajos son en efecto alegorías modernas, y generalmente requieren información del artista para ser entendidas en su totalidad 4.
        
         Así, aunque el arte narrativo retrocedió en importancia, como el abstraccionismo, el cual predominó en el siglo XX, hoy muchos artistas están adoptando la aproximación narrativa al buscar contar más historias personales 5. Y es que existe un sentido de urgencia en reflexionar y entender el mundo tan complejo en el que hoy vivimos 6.

2. Las pinturas narrativas

         Cada pintura evoca historias, a menudo tantas como espectadores existen. Incluso las historias no son únicamente aquellas que los artistas quieren decir. En las pinturas narrativas, explica Erika Langmuir 7, es más difícil para los espectadores entender, principalmente cuando éstas son mostradas fuera de su contexto original. Al pasar el tiempo, los espectadores se vuelven menos familiares con la literatura y las convenciones artísticas del pasado; y cuando los pintores recurren a extensiones más amplias y fuentes oscuras, las estructuras narrativas enclavadas en las artes visuales son frecuentemente dejadas sin explorar. 

         Por otra parte, se tiene documentado que en el siglo XVIII hubo gran polémica sobre la cuestión de cómo debían los pintores elegir el instante apropiado de una narrativa. De acuerdo con algunos autores, la pintura podría mostrar momentos que incluyeran “lo que acababa de pasar e implicaba  que algo estaba apunto de suceder”. Tales pinturas no serían realmente instantes sino algo más como “momentos pivotes”. Otros escritores subrayan el solo instante o punto de tiempo, porque pensaban que esto le daba una fuerza especial a la pintura al extraer un solo instante del flujo continuo de tiempo. Lessing 8 argumenta que el momento o instante elegido nunca debería ser el clímax de la narrativa, sino el punto de cambio, porque durante el momento culminante todas las cosas antes y después eran menos importantes e interesantes.

         Además, E.H. Gombrich 9 señala que esta cuestión del punto temporal es falso, porque no hay instante en la percepción. Cada momento es informado por el anterior y anticipa el que sigue. Así, recientemente una investigación neurobiológica ha apoyado el reclamo de Gombrich, con el objetivo de mostrar que nuestras retinas con frecuencia están “mirando hacia delante”, anticipando lo que ellas verán en seguida, entonces nunca vemos solamente un momento en el tiempo. Gombrich, piensa que hay varias cualidades de nuestra percepción que vician el punto del tiempo: 1) Una percepción automática, que nos deja ver la TV como una imagen, incluso aunque es realmente un punto moviéndose rápidamente sobre la pantalla; 2) Una “caja de repetición” de la “memoria inmediata” o de la “retención primaria”, por la cual podemos “pensar en retrospectiva” y recordar alguna cosa dicha un momento antes; 3) Memoria de largo plazo, la cual interfiere con la percepción de un instante; y 4) La continua anticipación, que nos permite establecer significados probables anticipadamente a los eventos. Todo esto afecta la percepción de un instante.

         También es necesario agregar que en el siglo XVIII los críticos estuvieron interesados con los puntos pivotes en la narrativa. Mientras que hoy se habla de “instantáneas”. Las ideas son similares desde que son intentos de detener o romper el flujo de la narrativa.

         Así, en la pintura narrativa el espectador está observando un momento en la historia el cual le permite entender que pasó antes y después del momento recogido por el artista; pero también lo contrario puede suceder, que un solo momento tomado en su totalidad –un trabajo no cerrado– donde la audiencia es invitada o incluso requerida, a desarrollar la narrativa. Al parecer este requerimiento de la audiencia para llenar el resto de la narrativa aumenta la naturaleza evocativa del trabajo. La audiencia personaliza el trabajo, y la narrativa al mismo tiempo, en una manera mucho más completa que lo que podría ser alcanzado a través de las narrativas escritas donde la audiencia en la mayoría puede identificarse con los personajes; pero no puede hacer su propia historia. La historia se hace personal cuando el artista proporciona poca información, entonces el espectador debe tratar de imaginar qué podría ser lo que se representa; algo de lo que los modernos novelistas a menudo están tratando de hacer hoy en día: crear una narrativa en la cual es la audiencia y no el autor quien crea la historia 10.
          

3. Nuestro proyecto

         Al hablar de pintura y narrativa o narrativa en la pintura, nos queremos referir a las historias representadas en las pinturas, mismas que mostramos en esta página. Como cada libro escrito, cada pintura narrativa nos cuenta una historia. Nosotros buscamos formas de relacionar lo que estamos experimentando, ya sea en nuestra propia vida o por medio de un texto literario –que también recoge nuestro punto de vista y al mismo tiempo es inspiración–, a través de una perspectiva visual. Esta interrelación de las dos artes surge del encuentro venturoso entre dos personas: un pintor y una literata; el primero, con una extensa y fructífera trayectoria como artista plástico (pintor), además de poseer una gran sensibilidad estética y humanística. La segunda, una servidora, una entusiasta de la literatura y la pintura.

         Dicha coincidencia y la identificación en el gusto por las bellas artes y un compartido punto de vista sobre el entorno social actual nos llevó a desarrollar el presente proyecto. Como se ha señalado: “el artista siente que es importante para él expresar su visión de lo que es trascendente en su vida, así crea un instrumento tanto de expresión artística como de comunicación de dichas vivencias”. 11 Además de que representa una de las mejores formas que  tenemos para dar significado a nuestras vidas y adaptarnos a las experiencias difíciles 12. Así, en un trabajo de conjunto hemos creado cinco (muy apreciados) trabajos pictóricos. Mismos que el maestro ha podido representar de acuerdo con las propuestas creativas de la literata, las cuales han sido motivo de reflexión y análisis por parte de ambos y han llevado a amplias discusiones.

         Dos de los primeros trabajos realizados están inspirados en grandes textos literarios: Frankenstein de la escritora inglesa Mary W. Shelley; y Fausto del escritor alemán Johann W. Goethe. Ambos trabajos tienen en común, el que representan una lucha en contra de la deshumanización, tanto en lo individual como en el plano institucional. Otra constante en estos trabajos es la referencia al abuso y explotación de los que sustentan el poder: económico, social, religioso, etc. Un tercer trabajo titulado “Títeres” es una visión de los mismos autores, expresa –mediante su formato estrecho y vertical– el mínimo espacio de libertad y movimiento que tenemos como simples ciudadanos, y principalmente como mujer, en tomar cualquier tipo de decisión por mínima que esta sea y que tiene que ver con la propia vida. Son “los otros” los que deciden por nosotras sin permitir un mínimo de movimiento. Se expresa, entre otras cosas, que es solo con la concienciación y el apoyo solidario del hombre que podremos tener una vida más armónica y justa.

         Los dos últimos trabajos que hoy hemos incorporado son: “La victoria de la lucidez” y “Tríptico”. El primero se centra en la obra de ficción del escritor portugués José Saramago, Premio Nóbel de Literatura 1998, el cual ha significado una fuente de inspiración para ofrecer nuestro particular punto de vista acerca de la finalidad de alcanzar un ideal: lograr la justicia y la equidad social. Se destaca el papel que encabezará la mujer en esta nueva era, que será “la de una acción de recomposición de todas las experiencias individuales y colectivas que ha polarizado el modelo de modernización occidental” 13.

El último de dichos trabajos ­–“Tríptico”– simboliza la ternura y la esperanza; sentimientos que a nuestro entender dan fuerzas para enfrentar la adversidad; y son la base que genera ánimo, optimismo y confianza en el futuro.

         La idea fue representar también de manera escrita, la narrativa que se encuentra expresada en las pinturas, dado que no todas las personas conocen los textos literarios, que por otro lado, sería de utilidad para acercarlos a la lectura de las obras; asimismo, se proporcionaba al lector un espacio para comentar (ver Narrativa de la Interpretación), sus propios puntos de vista acerca de los textos literarios, así como de las pinturas; y de esta forma hacer este espacio más interactivo.

Ex corde
Dra. Ana Silvia Figueroa Duarte.
Responsable del proyecto: Pintura y Narrativa
Y Editora en Jefe del presente Boletín Contactando

Agosto de 2006

 

4.Referencias bibliográficas

1. Diccionario. Disponible en: DICCIONARIO N|Artwork|Taller Pintura            

2. Burke, Rebecca. Fine Arts 3301. Intermediate Painting. Current Course info for students; September 2002. Disponible en:
http://www.mta.ca/faculty/arts/finearts/burke

3. Murria, Julia. What is “Chinese narrative illustration”. The Art Bulletin. December 1998. Disponible en:
http://www.findarticles.com/p/articles/mi

4. Tate Collection. Narrative Glossary.2004. Disponible en:
http://www.tate.org.uk/collections/glossary/definition

5. Cotuit, MA- Tell Me a Story-Chapter 2: Narrative Art of the Cape and Islands. Cahoon Museum of American Art. 2004. Disponible en:
http://www.cahoonmuseum.org

6. Strickland, Carol. Painting is back. Arts & Entertainment. May 2004. Disponible en:
http://www.csmonitor.com

7. Erika Langmuir. Narrative. National Gallery Company. Yale University.2004. Disponible en: http://yale.edu/you/books

8. Elkins, James. Time and Narrative. The Place of Narrative in Contemporary Art. 2004. Disponible en:
http://www.jameselkins.com/html/up.coming.html.

9. Ibid

10. McHugh, John. Narrative in Painting. Narratech: story telling in the digital age.2004. Disponible en:
http://www.class.uidaho.edu/narrative/theory_painting.htm

11. Portraying a Store: The Narrative Function of The Human Form in Contemporary Art of South Africa. Disponible en
: http://www.portayingastore.html.

12. The Narrative Arts. Disponible en: http://www.thenarrativearts.com.

13. A. Touraine (2005). Un nuevo paradigma para comprender el mundo de hoy. Paidós, Barcelona, p.260.

* Es importante señalar que este tipo de abordaje entre Pintura y Narrativa es algo novedoso en nuestro país, de ahí el empleo de fuentes en el idioma inglés para la elaboración del presente ensayo.

 

AnteriorInicio | Siguiente